El volumen de viviendas nuevas sin vender ha descendido un 26% en los últimos cinco años en Canarias, quedando 31.127 casas sin estrenar que buscan comprador.

La mayor parte de los inmuebles se concentra en la periferia de las dos principales capitales y en el Sur de las Islas. El sector espera encontrar salida para buena parte de ellos, subrayando que el mercado inmobiliario se ha estabilizado y las ventas de casas se han reactivado.

De continuar el ritmo de venta de viviendas nuevas en las Islas, el stock podría agotarse en cinco o seis años, siempre y cuando no se edifiquen más.

En el conjunto de España hay 535.734 viviendas nuevas sin comprador, un 28,4% menos del máximo alcanzado en 2009.

El número de hogares nuevos cayó un 5% a nivel nacional en 2014 en relación a 2013, porcentaje similar al de las Islas, con un descenso del 5,37%, que equivale a 1.768 casas.

De las 31.127 casas cerradas en 2014, 15.328 están en la provincia de Las Palmas y el resto en la de Santa Cruz de Tenerife.