El Indicador de Confianza Empresarial Armonizado (ICEA) bajó un 0,1% en el primer trimestre de este año respecto al trimestre anterior, encadenando así su segundo descenso trimestral.

El balance de expectativas se situó en +1,9 puntos, por debajo de los +5,2 puntos del trimestre anterior. Esto se debe a que el porcentaje de empresas que piensan que la marcha de su negocio será favorable entre enero y marzo de este año se ha situado en el 19,6%, cifra inferior al último trimestre de 2017 (21,1%).

Al mismo tiempo, el porcentaje de empresarios que opinan que su negocio marchará de manera normal ha bajado desde el 63% al 62,7%, mientras que los empresarios que se muestran pesimistas han aumentado desde el 15,9% del trimestre anterior al 17,7%.