El Servicio Canario de Empleo (SCE) ayudará a más de 1.500 emprendedores en situación de paro gracias a la nueva convocatoria de ayudas para autónomos.

Las nuevas líneas simplifican la tramitación y el cobro de intereses, que ahora recibirá directamente quien realiza la solicitud para que lo abone a la entidad financiera y se da mayor libertad en el destino de los fondos.

El objetivo es aligerar la tramitación y aliviar las dificultades que tienen durante el primer año las personas que montan un negocio.

La convocatoria de este año cuenta con un presupuesto inicial de 8,9 millones de euros, 2,3 millones más que la inversión del año pasado. En la modalidad de ayudas al establecimiento, que supone cerca del 90% de solicitudes, no se exigirá la justificación económica de la inversión y la presentación de facturas, sino el alta en la Seguridad Social y en el Impuesto de Actividades Económicas durante el mínimo de tres años.