El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció ayer el plan de choque contra el coronavirus, que consensuará hoy con patronales y sindicatos. Sánchez aseguró que la epidemia tendrá un impacto “contundente y serio, pero transitorio”.

El plan del Gobierno se basa en cinco bloques.

Habrá recursos para proteger a las familias afectadas por los cierres de colegios, mediante reducciones de jornadas y ayudas para el cuidado de los menores.

También se adoptarán medidas para garantizar el suministro y abastecimiento de medicamentos y material sanitario.

En materia de empleo, existirá flexibilidad laboral para evitar despidos por la epidemia, con reducciones de jornada y ajustes temporales de empleo. Las bajas de los trabajadores contagiados o en cuarentena serán consideradas incapacidad temporal por enfermedad profesional o accidente de trabajo en vez de incapacidad por enfermedad común. La Seguridad Social o las mutuas asumirán desde el primer día de la baja los costes de la prestación.

Las pymes dispondrán de líneas de liquidez y de crédito para evitar insolvencias.

Por último, se establecerán medidas de apoyo específicas para los sectores turístico y de transporte, hasta ahora los más afectados.