La caída del tráfico de contenedores en el puerto de La Luz ha reducido casi un 20% los turnos de trabajo y en consecuencia, encarecido la carga y descarga.

El coste anual de la Sagep a cuenta del pago a la Seguridad Social de una plantilla de 500 estibadores es siempre el mismo y hay que cubrirlo. Si hay más actividad y más turnos el coste se reparte y los precios bajan; si hay menos, suben.

En sólo un año se ha pasado de 86.000 turnos a 72.000. Es casi un 60% respecto a los 130.000 turnos que se consideran aceptables para sostener la actual plantilla de casi 500 portuarios.

Este recorte ha provocado que el coste de cada turno se haya disparado 40 euros y situado su precio en los 160 euros. Un nivel fuera de mercado.

«En esta situación es imposible captar nuevos tráficos porque el precio es desorbitado», señalan fuentes cercanas.