Canarias y Cantabria fueron las únicas comunidades donde creció la actividad concursal en los seis primeros meses del año. En España, cayó un 23% respecto al año pasado, hasta un total de 2.016 concursos empresariales.

Durante el segundo trimestre, la actividad concursal también retrocedió, con lo que ya acumula once trimestres consecutivos de caídas.

Las cifras de este semestre evidencian el cambio de tendencia iniciado en el último trimestre de 2013.

Por comunidades, Cataluña, Madrid, y la Comunidad Valenciana aglutinaron una mayor actividad concursal hasta junio, con un 51% del total de concursos publicados.

Sin embargo, la actividad concursal descendió en todas las regiones respecto al mismo periodo de 2015, con las únicas excepciones de Canarias y Cantabria.

El sector servicios fue el que generó un mayor número de concursos (562), un 28% del total. Los sectores de construcción e inmobiliario sumaron entre los dos un 31%, aunque mostraron un descenso del 32% respecto al periodo enero-junio de 2015.

El 63% del total de concursos correspondió a compañías con un activo inferior a 2 millones de euros. El promedio de valor del activo de las empresas en concurso en los seis primeros meses del año descendió ligeramente respecto al mismo periodo del año anterior, pasando de 3,9 millones de euros a 3,6, un 8% menos.

Las empresas con plantillas de hasta 50 empleados fueron las más afectadas por las quiebras en este periodo (68%), mientras que el menor porcentaje se situó en aquellas compañías que tienen entre 52 y 250 empleados (1%).

Canarias ha registrado 93 concursos de acreedores en el primer semestre, un 47,6% más sobre el mismo periodo de 2015. El balance concursal de junio es de once nuevos procesos de insolvencia. En el primer semestre del año se dieron de alta 2.090 nuevas sociedades, un 10,4% más interanual.