La Dirección General de Trabajo, en coordinación con la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, ha programado para este año 6.339 órdenes para prevenir los accidentes laborales en las empresas canarias, un 11% más que el año pasado.

El objetivo es vigilar los accidentes más frecuentes, las condiciones de seguridad y salud en el trabajo, especialmente en los sectores, colectivos y empresas de mayor riesgo, y la mejora de la eficacia y calidad de los sistemas de prevención de las empresas.

El director general de Trabajo destacó que el índice de incidencia ha disminuido en más de cuatro puntos respecto al año pasado, pero el incremento de la actividad económica y el mayor número de empleados exigen “extremar” la vigilancia.

Habrá un seguimiento de los sectores con mayor siniestralidad y se prestará mayor atención a los colectivos específicos, como los trabajadores temporales o los jóvenes.