Los hoteleros de Gran Canaria advirtieron que la moratoria turística ha provocado el «crecimiento cero en camas» en los últimos 15 años y acabará pasando factura.

Los conflictos en el mediterráneo han permitido a Canarias romper sus registros históricos de turistas en los últimos cinco años. Durante ese periodo, las restricciones a la creación de nuevas camas impuestas por las diferentes versiones de la moratoria, han llevado al destino a «perder una oportunidad única para invertir en la creación de hoteles» con los que responder a las nuevas demandas.

Los hoteleros insistieron en que mientras el Gobierno canario ha puesto obstáculos a la inversión en nueva planta hotelera en los últimos 15 años, los destinos competidores han seguido aumentando el número de camas turísticas. Estos destinos se recuperarán de su inestabilidad actual y el Archipiélago perderá peso.

Los empresarios del sector critican el exceso de intervencionismo público en las Islas e insisten en que el «crecimiento cero no es bueno para un destino», porque «para estar en la vanguardia se debe expandir de forma adecuada y sostenible».