Astican maneja una tasa de crecimiento medio del 12,14% anual durante los próximos 35 años con un volumen de negocio medio de 27,5 millones.

La Autoridad Portuaria aprobó una concesión a la compañía en la parcela de la cementera Granintra, en el muelle Reina Sofía, para instalar en la zona unos talleres de reparaciones navales para acoger a grandes buques y plataformas que trabajan en el Atlántico.

La opción de Astican resulta de mayor interés portuario porque la empresa espera captar con las futuras instalaciones nuevos tráficos desde zonas más alejadas de los puertos canarios, además de la rentabilidad que calcula la empresa. La compañía tiene previsto invertir 3,3 millones de euros para construir 195 lineales de muelle, con 50 metros de lámina de agua.

En total, la parcela tendrá una superficie de 10.978 metros cuadrados, de los que 2.925 se destinarán a la zona de maniobras.