La Asociación de Consignatarios de Las Palmas (Asocelpa), advirtió que el año 2016 «será muy duro» por la caída de todos los tráficos.

La caída de los fletes, el descenso de los tráficos de China, Brasil y Europa y la crisis del negocio off-shore a nivel mundial tendrá su impacto este próximo año en el puerto de Las Palmas, más concretamente en la actividad de los consignatarios de La Luz.

El presidente de Asocelpa, Juan Pérez, se mostró dispuesto a colaborar junto a Fedeport para lograr «un puerto más barato y competitivo, con servicios 24 horas y con menos burocracia». «Rebajar el afán recaudatorio» de las administraciones es otro de los objetivos, según dijo, en alusión al IBI que cobra el Ayuntamiento capitalino a las empresas portuarias.

Pérez indicó que el alcalde, Augusto Hidalgo, está dispuesto a rebajarlo en 2017, si bien en enero habrá nuevas reuniones entre Asocelpa, Ayuntamiento y Autoridad Portuaria para adelantar esa rebaja del IBI.