La nueva ley de autónomos que permite alargar la vida laboral ya es un hecho, tras ser aprobada por el Senado después de diez meses de tramitación. Las medidas más importantes no entrarán en vigor hasta el uno de enero de 2018.

Una novedad de inmediata aplicación es que los autónomos que alcancen la edad de jubilación puedan cobrar el 100% de la pensión y continuar trabajando con una condición: tener al menos a un asalariado en plantilla y percibir toda la paga por retiro.

Entre las medidas que empezarán a aplicarse a partir del año que viene está la ampliación de la tarifa plana de 50 euros para los nuevos autónomos y para aquellos que quieran reemprender su actividad. Además de otras ayudas como reducir las cargas administrativas o fomentar la creación de empleo.

Se creará también una nueva ayuda del 100% de la cuota si el autónomo contrata de forma indefinida a su cónyuge u otros parientes de sangre, hasta el segundo grado inclusive.

En cuanto a cotización, podrán cambiar de base hasta cuatro veces al año y las bajas y altas en la Seguridad Social se podrán realizar tres veces en un mismo ejercicio, de manera que sólo se pagará la cuota de los días en los que el autónomo esté dado de alta y no el mes completo. También habrán cambios en las medidas fiscales y se reducirán los recargos por retrasarse en el pago de las cuotas a la seguridad, sin olvidar el ahorro del 30% en gastos de suministros cuando trabajen desde casa.

Las madres que se reenganchen al sistema de autónomos sin que se hayan cumplido dos años desde que cesaran su actividad por motivos de maternidad o adopción también podrán acogerse a la tarifa plana de 50 euros y, además, estarán exentas del cien por cien de la cuota durante un año para el cuidado de menores o dependientes.