El Consejo de Ministros aprobó ayer la modificación del Real Decreto-Ley de 11.000 millones de euros para ayudas directas a pymes y autónomos.

Las comunidades tendrán ahora mayor flexibilidad para ampliar los sectores y empresas beneficiarios y, además, se podrá conceder ayudas a empresas viables pero con pérdidas en 2019 por circunstancias extraordinarias.

Canarias dispondrá de 1.140 millones para estas ayudas.

Lo que se mantiene sin cambios son los criterios para conseguir la subvención. El principal requisito es haber sufrido una caída de la facturación de al menos un 30% respecto a las cifras de 2019.