Los sindicatos de estibadores decidieron ayer aplazar la huelga hasta el viernes 10 de marzo, desconvocando los paros previstos para el lunes 6 y el miércoles 8.

La oposición del PSOE a la convalidación del Real Decreto de liberalización de la estiba, junto con el rechazo de otros grupos políticos, suscitó esta decisión.

Los sindicatos esperan que la desconvocatoria de la huelga anime al Ministerio de Fomento a modificar el decreto ley mediante la negociación.

Los sindicatos mantendrán los paros previstos para el viernes próximo y para los lunes, miércoles y viernes de las dos semanas siguientes.

La subrogación de los empleados es el principal problema para llevar adelante la liberalización de la contratación de estibadores. La Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Consignatarias de Buques (Anesco) considera «indispensable” para que se garantice la continuidad de todos los estibadores actuales articular un plan de reforma del sector de la estiba, promovido por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, con dotaciones de ayudas públicas.