El presidente de la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf), Ignacio Alemany Bellido, señaló ayer durante las jornadas técnicas regionales, que los exigentes controles de Europa y Estados Unidos hacen cada vez más difícil el fraude fiscal o evasión de capitales.

A partir de 2017 todas las entidades financieras tendrán obligación de saber la residencia fiscal de sus clientes y deberá informarse inmediatamente a Hacienda.

En estas jornadas, que concluirán mañana, participan 210 expertos de las islas y de la Península. En el día de ayer se analizaron las novedades en la Ley General Tributaria, los delitos contra Hacienda y la responsabilidad penal del asesor fiscal y del auditor de cuentas.

Los expertos aseguran que las últimas medidas del Gobierno contra el fraude hacen más difícil el delito contra Hacienda.