La Inspección de Trabajo y Seguridad Social hizo aflorar el año pasado 3.905 empleos en negro en Canarias. La cantidad es inferior a las de las campañas de 2014 y 2013, pero también es una de las más altas de los últimos 11 años.

La labor de los inspectores a lo largo de 2015 permitió dar de alta en la Seguridad Social a 3.831 empleados sin regularizar y destapar 74 casos de extranjeros sin permiso de trabajo en Canarias.

El Consejo de Ministros aprobó en abril de 2012 un plan para hacer aflorar el mayor número posible de empleos en negro y conseguir así incrementar los ingresos por cotizaciones.

Desde 2009 han sido unos 28.000 los empleos sin regularizar descubiertos por la Inspección solo en Canarias.

Durante todo el año pasado, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social ejecutó 61.196 acciones de control y fiscalización laboral en la Comunidad Autónoma, de las que 23.604, prácticamente un 39%, tuvieron que ver con la llamada economía irregular.

Estas últimas dieron lugar a 2.073 infracciones que significaron sanciones económicas de 7,8 millones de euros. En 2014, las infracciones habían sido 2.660 y el importe de las multas, de 9,1 millones.

Casi un 34,4% de estas ocupaciones de economía sumergida en 2015 está relacionado con la hostelería.

Los otros sectores en que más fraude laboral se detectó fueron los de comercio (13%), servicios profesionales (12%), otros servicios (10,4%) y construcción (7,5%). La Inspección persigue también a trabajadores por cuenta propia que no están inscritos en el régimen especial de autónomos.