Las 27.277 inspecciones laborales de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social permitieron sacar a relucir 5.397 empleos sumergidos en Canarias durante el año 2016.

Estas intervenciones conllevaron la transformación de 7.757 contratos que no reflejaban las condiciones reales de los empleados.

Este año 2017 están previstas 25.548 inspecciones que generarán más de 60.000 actuaciones. En concreto, las inspecciones dirigidas a controlar el fraude a la Seguridad Social y el empleo no declarado serán 4.937, a las que se sumarán otros 8.745 controles de economía irregular.

La preferencia es el control de la temporalidad en la contratación, la vigilancia del tiempo de trabajo, la correcta aplicación de las ayudas a la contratación y a la formación profesional, y la vigilancia del principio de igualdad efectiva de mujeres y hombres en el mercado laboral.