Canarias está en una «situación crítica», según la industria turística. Reino Unido ya ha sacado a las Islas de la lista de destinos seguros y Alemania ha establecido un estricto confinamiento. Además, el aumento de contagios en el archipiélago hace prever que el país germano también volverá a poner al Archipiélago en su lista negra.

Además del cierre de los dos principales mercados emisores, se esperan nuevas medidas en Francia e Italia, entre otros.

Con este panorama, los empresarios ya dan por perdida la temporada de invierno. Aerolíneas y turoperadores ya se plantean recortar rutas y plazas.

Canarias podía llegar a recibir 1,4 millones de turistas en diciembre, pero este año solo llegarían unos 200.000. Son cifras que obligarán también a los hoteleros a cerrar.

Los empresarios aseguran que para la supervivencia del sector se necesita un plan de rescate que incluya exoneraciones a la Seguridad Social y de impuestos, así como aplazamientos en las obligaciones de pago.