La prestación canaria de inserción (PCI) llegará al triple de beneficiarios tras la flexibilización de los requisitos que permiten percibir la ayuda.

El Gobierno regional y las principales organizaciones sindicales y empresariales ratificaron este acuerdo ayer en la sexta Mesa de Concertación Social del Archipiélago.

La PCI llega en la actualidad a 13.000 familias y alrededor de 27.000 personas. Cuando entre en vigor la reforma consensuada por el Ejecutivo y los agentes económicos y sociales, beneficiará a entre 80.000 y 90.000.

El presupuesto crecerá de los 52 millones actuales a unos 130 en 2023. El próximo año el aumento será de 15 millones, destinados a la contratación de personal en los servicios sociales municipales.

La nueva PCI tendrá carácter indefinido para las familias con menores a cargo, podrá retomarse tras la finalización de contratos temporales y será compatible con el desempeño de empleos remunerados en menos de 600 euros mensuales.

También podrán percibirla las familias con hijos de entre 18 y 25 años que estudien.