Canarias se sitúa en el octavo lugar del ranking de comunidades autónomas a la hora de abrir una empresa, con un 82,08% de eficiencia para inscribir una nueva pyme, según un estudio patrocinado por el Banco Mundial.

A pesar de esta posición, las Islas siguen teniendo un número elevado de trámites (10) y de tiempo medio (14 días) en comparación al resto de territorios. En cuanto a la facilidad para hacer negocios, Canarias baja al puesto 12 y se sitúa con un 68,9% de eficiencia.

El Archipiélago se encuentra por encima de la media nacional (9,4 trámites) y de la Unión Europea (5,2) en el número de trámites necesarios para iniciar una sociedad.

Crear una empresa en España sigue siendo un proceso más lento y más complejo que la media de la Unión Europea, a pesar de los avances telemáticos y la reducción de trámites aplicados en los últimos años. Los emprendedores españoles deben desembolsar un capital social mínimo de 3.000 euros.

El Archipiélago cuenta con una buena clasificación en cuanto a la obtención de los permisos de construcción y en el registro de las propiedades. Sin embargo, se coloca a la cola en el tiempo que tarda una pyme en obtener una conexión eléctrica, un trámite que se demora una media de 177 días. La eficacia en este trámite es del 48,1%.

Otra cuestión llamativa es el elevado coste de los visados colegiales para la licencia de construcción o el registro de la propiedad. Visar un proyecto de ejecución en el Colegio de Arquitectos de Las Palmas de Gran Canaria tiene un coste de 2.879 euros y su cálculo depende de siete variables diferentes. Un visado de las mismas características en el Colegio de Arquitectos de Albacete cuesta 429 euros y su cálculo depende únicamente de la superficie construida.

También hay diferencias entre las autonomías en el impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos urbanos a la hora de la transmisión de la propiedad.

Este estudio sugiere reformas y cambios para agilizar los trámites y los plazos para que sea más fácil crear un negocio, como forma de recomponer el tejido empresarial destruido por la crisis y recuperar empleo.