La inspección laboral está investigando a casi mil empresas canarias por posible fraude con los ERTE.

Se han advertido contrataciones de nuevos empleados posteriores a la declaración del estado de alarma.

El número de casos aumentará con seguridad, ya que las investigaciones comenzaron hace poco más de un mes.

Unos 30.000 negocios se han acogido a los ERTE en las islas desde el 14 de marzo, la gran mayoría por causas de fuerza mayor.

De las 976 actas de inspección, 660 corresponden a empresas de la provincia de Las Palmas, por las 302 contabilizadas en Santa Cruz de Tenerife.

Las sanciones en su conjunto podrían sumar hasta 183 millones de euros.