Con un total de 86, el 46% más que un año antes, Canarias es la segunda región con mayor crecimiento de los concursos de acreedores en lo que llevamos de año.

A nivel nacional se produjeron 1.959 concursos entre enero y mayo, un 22% menos respecto al mismo periodo del año anterior.

Solo en mayo, los concursos se han reducido un 23% respecto al mismo mes de 2015, situándose en 387.

Las microempresas han sido las más afectadas, representando casi el 83% del total. Las de pequeño tamaño suponen más del 14%, las medianas alrededor del 2% y las grandes empresas tan sólo un 0,5%.

En lo que va de año, las sociedades que han entrado en concurso sumaron 14.535 empleados y una facturación de casi 2.230 millones de euros, un 39% menos que las que iniciaron este proceso en 2015.

Las empresas afectadas por disoluciones empleaban a 39.755 personas y facturaron unos 9.950 millones de euros, frente a 8.260 millones el año pasado.

Por sectores, la construcción, el comercio y los servicios empresariales fueron los peor parados, sumando el 62% del total entre los tres sectores.