El Cabildo admitirá y estudiará las 306 alegaciones de particulares y empresas a la revisión del Plan Insular de Ordenación (PIO) que la Consejería de Política Territorial acaba de someter a exposición pública, una cifra menor comparada con las 4.382 que se registraron durante el mismo periodo de tramitación del PIO vigente desde 2004.

Además de particulares y empresas, 35 administraciones públicas han elevado informes propios sobre el contenido del documento.

En la exposición de la aprobación inicial del PIO de 2004, los informes de organismos oficiales sobre sus normas, planos y recomendaciones llegaron a 64, casi el doble que en la actualidad.

Buena parte de las quejas por el futuro PIO se refieren a la recalificación de suelos agrícolas en otras categorías y a la inclusión de las previsiones del Plan Territorial Especial Agropecuario que aún no está en vigor. Al respecto, la consejera de Política Territorial, Ana Kursón, se ha reunido con varios colegios profesionales (ingenieros agrícolas, agrónomos y otros) para aclarar conceptos y explicarles que en ciertos casos esa recalificación intenta potenciar la agricultura intensiva, limitando la urbanización a dotaciones precisas para la explotación agraria.