Casi 22.000 firmas ha conseguido una campaña iniciada en Change.org por una ciudadana con el objetivo de eliminar o reducir considerablemente los impuestos al comercio electrónico, y ha sido remitida al Parlamento.

La recepción vía correo postal o empresa de transporte de un producto adquirido en la Península a través de internet implica una serie de costes extras que encarecen el precio final. Al coste del artículo hay que sumar el IGIC y el DUA (Documento Único Administrativo).

Desde enero de 2015 no es necesario pagar el DUA de exportación para las operaciones inferiores a 3.000 euros y para los envíos que no representen un cambio de propiedad. Es así en ambos sentidos: Canarias-Península y viceversa. Sin embargo, permanece el DUA de importación, que implica cargos que pueden oscilar entre seis euros y más de veinte, en función del precio del producto.

La Mesa del Parlamento de Canarias ya ha calificado y admitido a trámite la iniciativa legislativa nacida de la campaña de la plataforma de internet. Resta que algún grupo parlamentario la asuma para convertirla en ley.