El Gobierno aprobó ayer un primer tramo de avales de 20.000 millones de euros para garantizar la liquidez de las empresas más afectadas por la crisis del coronavirus. La mitad de ese importe será para nuevos préstamos a pymes y autónomos.

En el caso de estos dos últimos, el Estado cubre el 80% de los nuevos préstamos y renovaciones de financiación, según ha explicado la ministra de Hacienda.

Para el resto de empresas, el Estado garantiza el 70% de la nueva financiación concedida por los bancos y el 60% de las operaciones de renovación de líneas de liquidez.

Estos primeros 20.000 millones forman parte del plan del Ejecutivo para llegar a disponer de hasta 100.000 millones en garantías frente al impacto del Covid-19.

Podrán solicitar los avales públicos las empresas y autónomos afectados por los efectos económicos del coronavirus, siempre que a cierre de 2019 no estuvieran considerados morosos o hayan entrado este año en un procedimiento concursal.

El coste del aval será asumido por las entidades financieras.