Canarias ha dejado de percibir más de 2.300 millones de euros destinados a los servicios públicos esenciales desde que en 2009 se reformara el sistema de financiación autonómica. La inclusión de los recursos del Régimen Económico y Fiscal (REF) en el cálculo del Fondo de Competitividad explica que el Archipiélago se haya convertido en la comunidad autónoma peor financiada del país.

Cada año, las Islas reciben entre 400 y 500 millones menos de los que le corresponderían.

Canarias dejó de ingresar 411 millones de euros en el ejercicio 2014 debido a que el Ministerio de Hacienda tiene en cuenta el REF para repartir el Fondo de Competitividad, dirigido a compensar a las regiones con una financiación por debajo de la media.

Canarias espera a la constitución de un nuevo gobierno en España para plantear un nuevo sistema que corrija los desequilibrios del actual.

El Ejecutivo canario sostiene que el objetivo del REF es compensar los costes de la insularidad y la lejanía y no financiar servicios públicos, y asegura que su inclusión en el cálculo representó 494 millones de euros menos en 2010, 513 en 2011, 473 en 2012 y 412 en 2013.