La Agencia Tributaria Canaria pondrá en marcha a partir del 1 de enero de 2019 el sistema Suministro Inmediato de Información (SII), que ya está funcionando en la península desde el año pasado.

Esta obligación afecta a las grandes empresas con una facturación mayor a 6 millones de euros, a los grupos del impuesto general indirecto canario (IGIC) y a aquellas sociedades inscritas en el registro de devolución mensual del IGIC (Redeme).

En Canarias serán más de 2.000 empresas afectadas en lo que es el mayor cambio tributario de los últimos veinte años.

Las empresas obligadas deberán enviar a través de la sede electrónica de la Administración el detalle de todas las facturas emitidas y recibidas en un plazo de cuatro días, aunque los primeros seis meses será ampliado a ocho días.

Las empresas cuentan con seis meses para adaptarse antes de la entrada en vigor de la nueva normativa.

Cualquier incumplimiento conllevará importantes sanciones económicas.