La cifra de parados ha bajado un 31% en Canarias y la tasa de desempleo se ha reducido en casi diez puntos desde el año 2011. Sin embargo, la capacidad adquisitiva de los trabajadores isleños ha seguido cayendo.

Desde la llegada del PP a la Presidencia del Gobierno en diciembre de 2011 y hasta marzo de este año, el archipiélago ha ganado 122.600 ocupados, alcanzando los 879.500 trabajadores. En estos seis años y medio, ha crecido un 16% el volumen de puestos de trabajo.

En este mismo periodo, la cifra de parados se ha reducido en casi un 31%, más de 101.000 personas, hasta quedarse en 228.400 desempleados. La tasa de paro ha bajado desde 2011 en 9,7 puntos, hasta quedarse en el 20,6% de la población activa.

Durante ese año 2011 se registraron 567.590 contratos en Canarias, 23.005 menos que un año antes (-4,19%). El 98% del total de contratos eran temporales, evidenciando la alta precariedad del mercado laboral de aquel momento. El aumento de los contratos y la reducción de la temporalidad desde entonces ha sido considerable: en todo 2017 se alcanzaron los 835.785, de los cuales, el 87,6% (732.067) era eventual.

La eventualidad ha seguido bajando este año, y en mayo, el número de parados en Canarias se situó en los 212.411 desempleados, un 4,6% menos que un año antes. En este último año se han registrado 31.757 altas adicionales a la Seguridad Social, hasta los 790.526 trabajadores.

En el lado negativo, la capacidad adquisitiva de los trabajadores ha bajado: el sueldo medio anual bruto cayó un 0,5% en Canarias durante 2016 y se situó en 19.749 euros. Tan solo han aumentado un 1,2% respecto a los 19.516 euros de 2011, mientras que el IPC ha aumentado un 3,7%.